RSM incrementa su facturación global un 9,2% ante un año marcado por la pandemia

  • La facturación global pasa de 5.740 millones de dólares a 6.300 millones de dólares.
  • La facturación del área de consultoría aumenta un 15% como respuesta de las empresas a la pandemia.
  • Nuevas firmas de RSM nombradas en Dinamarca, Chile, Paraguay, Zambia y Kazajstán
  • Se abrieron 12 nuevas oficinas alcanzando más de 48.000 profesionales en todo el mundo.

 

RSM, una de las principales organizaciones mundiales de auditoría, fiscal, legal y consultoría enfocada en el middle market, ha anunciado una facturación global de 6.300 millones de dólares en 2020, lo que representa un crecimiento interanual del 9,2% con un equipo de 48.000 profesionales con presencia en 120 países.

 

Los servicios de consultoría registraron el mayor crecimiento con un aumento del 15%. Esto ha sido impulsado por la demanda de gestión y consultoría empresarial, consultoría IT y gestión de riesgos, ya que RSM ha apoyado a las empresas del middle market en su respuesta a la pandemia, la reorganización de sus operaciones comerciales y la digitalización de sus infraestructuras.

 

Los importantes crecimientos de los clientes de auditoría en 2019 han contribuido a un aumento del 10% en los ingresos de auditoría en 2020. Los servicios de auditoría se mejoraron aún más mediante el lanzamiento de una innovadora herramienta de colaboración online para mejorar la experiencia del cliente y permitiendo eficiencias en los procesos de auditoría.

 

El equipo de fiscal de RSM ha incrementado su facturación global un 6% gracias a su rápida respuesta para ayudar a los clientes a abordar una mayor complejidad en un panorama legislativo en constante cambio causado por la crisis COVID-19. RSM también vio una mayor demanda de asesoramiento en relación con las oportunidades de fusiones y adquisiciones para acuerdos estratégicos y, en la última parte del año, reestructuración y apoyo a las transacciones a medida que las empresas buscaban soluciones de recuperación.

 

Jean Stephens, Consejera Delegada de RSM, comenta: “2020 ha sido un año difícil, pero nuestro crecimiento refleja la agilidad y resiliencia que hemos demostrado frente a la adversidad, adaptando nuestra infraestructura digital online con un cambio rápido, siendo intencionados en nuestra toma de decisiones y priorizando el bienestar de nuestros profesionales y la seguridad empresarial de nuestros clientes.

 

En un momento en que las empresas están siendo desafiadas a transformarse, seguimos enfocados en proporcionar servicios y soluciones innovadores y de alta calidad para ayudar a nuestros clientes a reinventar su futuro”.

 

Crecimiento gracias a una respuesta rápida ante la pandemia

 

Al comienzo de la pandemia, RSM puso en marcha una gestión interna y un enfoque al cliente basado en cuatro fases: reacción, resiliencia, reactivación y reinvención. Las operaciones comerciales de RSM se digitalizaron rápidamente para facilitar la colaboración remota y garantizar una continuidad del negocio sin problemas, priorizando la seguridad y el apoyo a los profesionales y clientes.

 

Para dar forma al futuro de la oferta de servicio al cliente digital de RSM, se creó un Grupo de Trabajo de Servicios Digitales para facilitar el desarrollo de nuevas soluciones tecnológicas adaptadas al middle market. Se llevaron a cabo una serie de eventos y conferencias de formación virtual interna para aprovechar la creatividad y el pensamiento lateral de los equipos globales de RSM con el fin de agrupar ideas y dar forma a las soluciones de los clientes.

 

Otros aspectos destacados a lo largo del año incluyen el nombramiento del primer Líder Global de Diversidad e Inclusión de RSM, junto con la creación de un nuevo rol – Director de Operaciones global – que refleja el desarrollo significativo de la infraestructura de RSM en los últimos años y destinado a consolidar aún más la posición de RSM como una de las organizaciones líderes en el mundo.

 

Mirando hacia el futuro

 

Jean Stephens concluye: “En medio de la incertidumbre y muchos desafíos que presenta la pandemia, hemos aprovechado la oportunidad para reflexionar y reimaginar cómo colaboramos, aprovechamos la tecnología adecuada, mantenemos la conexión y formamos intencionalmente nuestro futuro. Estos son los temas en los que seguimos centrándonos mientras pensamos en el mundo cambiante que nos rodea y nuestra hoja de ruta estratégica para RSM en 2030”.