Novedades fiscales aplicables a partir del 1 de enero de 2019 al IVA de los bonos y los vales canjeables por bienes y servicios

El pasado día 31 de diciembre se publicó en el Boletín Oficial del Estado la transposición al ordenamiento tributario español de la Directiva UE 2016/1065 del Consejo, de 27 de junio de 2016 mediante la aprobación de la directora General de Tributos de la Resolución de 28 de diciembre de 2018, sobre el tratamiento de los bonos en el Impuesto sobre el Valor Añadido.

 

Dicha Directiva era de obligatoria aplicación para los países miembros a partir del día 1 de enero de 2019, por lo que bien podemos decir que su aprobación se ha hecho casi entrando en el tiempo de descuento, con los cuartos de las campanadas de fin de año sonando y con las uvas preparadas.

 

Sorprende que una trasposición de Directiva Comunitaria se implemente a través del rango normativo de ‘Resolución’ que se otorga al texto aprobado, y que podría verse sometido a posibles impugnaciones en atención a la falta de facultad normativa de la Dirección General de Tributos. No olvidemos que la DGT interpreta o aclara las normas (y a menudo cambio de opinión) pero no las dicta, ya que para eso está el Poder Legislativo, pero no siendo gran experto en el tema, mejor dejo ahí el tema y si alguien lo considera adecuado, que pida el VAR y revisamos la jugada.

 

Entrando en materia, parece que finalmente se ha regulado en España el tratamiento fiscal en el IVA de los bonos y vales canjeables por productos o por servicios. Es cierto que la Dirección General de Tributos ya marcó, en líneas generales, su tributación en el IVA gracias a varias Consultas Vinculantes que tuvieron su gran exponente en la Consulta Vinculante V4588/16. ¿Sin embargo, era necesario esperar a 31 de diciembre de 2018 trasponer la Directiva del 2016? No acierto a comprender qué puede justificar la tardanza. ¿Jugarse una sanción de la UE? ¿Confundir al contribuyente? ¿Darle la Noche Vieja?

 

La Resolución publicada nos ayuda ahora a fijar el marco tributario aplicable a los bonos y vales canjeables en lo que se refiere, exclusivamente, al IVA. Desde el pasado 1 de enero deberemos diferenciar entre bonos univalentes (solo se pueden usar para adquirir bienes o servicios conocidos y definidos previamente y en zonas geográficas concretas en la que se aplique el IVA español) y los bonos polivalentes (que son aquéllos canjeables en múltiples lugares en los que se aplica en IVA o el IGIC en Canarias y hasta canjeables en otros países, así como aquéllos que se pueden canjear por múltiples bienes y servicios de los que, a priori, no conocemos los tipos de IVA aplicables de forma concreta)

 

La norma publicada no tiene excesiva incidencia en los usuarios finales de estos bonos o vales canjeables. Seguirán tributando por el IVA como venían haciendo, y los podremos seguir comprando para nuestro uso propio o, como cada vez está más de moda, para poder regalarlos a nuestros seres queridos y mandarlos a un viaje en globo, a darse un masaje, a una cena romántica, a pasar un fin de semana romántico en un hotel, marearlos en un túnel del viento, conducir un vehículo de lata gama en un circuito o, si me apuran mandarlos bien lejos a ver si espabilan.

 

Quiénes deberían estar ya trabajando a destajo para ver como les afecta esta norma son las empresas que comercializan estos bonos o vales o bien que participan en estos canales de venta. No son solamente afecta a las páginas web de venta de bonos y vales, afecta también a hoteles, restaurantes, comercios, centro de masajes, esteticienes, empresas de ocio, etc.… que están utilizando este canal para generar sus ventas. Afecta a todos aquellos empresarios que utilizan vales o bonos en su día a día y que deberían revisar si están haciendo las cosas correctamente, en la línea de lo que se detalla en la Resolución de la Dirección General de Tributos de nochevieja.

 

Bono: ‘Instrumento’ cualquiera que sea la forma en que ha sido creado, aceptado como contraprestación total o parcial de entrega de bienes o prestación de servicios cuando en el propio instrumento consten los bienes o servicios por lo que se podrá canjear y la identidad de los eventuales proveedores.

NO se consideran bonos, los vales descuento que no dan derecho a canjearlos por bienes o servicios. Tampoco quedan afectados por la transposición de la Directiva UE 2016/1065 las recargas, bonos y tarjetas de servicios de telecomunicaciones, títulos de transportes, entradas espectáculos y similares y sellos de correos.

 

Bono Univalente: Bono en el que en el momento de su emisión se conoce el lugar (territorialidad) de entrega de bienes o prestación de servicios a los que se refiere el bono (operación subyacente) y la cuota de IVA (tipo impositivo aplicable) a dichos bienes o servicios.

 

Bono Polivalente: Cualquier bono que no sea un bono univalente, como es el caso de bonos canjeables por bienes o servicios que se puedan realizar fuera del territorio de aplicación del IVA español, o entregas de bienes y/o servicios a los que sean de aplicación tipos impositivos distintos.

 

 

 

 

Albert Sagués.

Profesor asociado de la Universidad Pompeu Fabra.

Socio de RSM Spain.