Entrada en vigor del Protocolo de modificación del Convenio de Doble Imposición entre España y EEUU

convenio de doble imposicion

El Departamento del Tesoro de los Estados Unidos (EE.UU.) anuncia la fecha de entrada en vigor del Protocolo (“Protocolo”) que modifica el Convenio para evitar la doble imposición suscrito entre España y EE.UU.

Casi seis años después de su negociación, el Convenio entre EE.UU. y España para evitar la doble imposición (“CDI”) será modificado.

El Protocolo que modifica el mencionado CDI había sido firmado por ambos Estados a finales de 2013 y finalmente ha sido ratificado por el Senado de EE.UU. el 28 de Julio 2019. España concluyó ya en el año 2014 su proceso interno de ratificación.

Una vez concluido por EE.UU. su proceso de aprobación interna, el Protocolo entrará en vigor el próximo 27 de noviembre.

El protocolo implica, en muchos aspectos, una clara mejora respecto al CDI vigente.

 

Novedades principales:  

La ansiada entrada en vigor del Protocolo es fundamental para entidades residentes en EE.UU. con inversiones en España y viceversa dado que introduce en el CDI importantes modificaciones que favorecen el tratamiento fiscal en relación con ciertos tipos de renta entre ambos Estados.

Las principales novedades introducidas son las siguientes:

  • Reducción del gravamen en fuente sobre dividendos, intereses, cánones y ganancias patrimoniales.

 

  • Dividendos: se establece la exención en fuente de los mismos en el supuesto de participaciones mayoritarias (en el caso de dividendos obtenidos a través de una sociedad residente en el otro país, siempre y cuando, el perceptor de los dividendos controle al menos el 80% de las acciones de la sociedad pagadora y haya poseído, directa  o  indirectamente  a  través  de  uno  o  más  residentes  de  cualquiera  de  los  Estados  contratantes, dicho control durante un período de 12  meses  que  concluya  en  la  fecha  en  la  que  se  determina el derecho a percibir el dividendo).

 

En el resto de los supuestos, el tipo de gravamen en fuente sobre dividendos se reduce de 10% a 5%, exigiéndose una participación mínima en la sociedad pagadora del 10% (anteriormente 25%).

 

  • Intereses: se elimina la retención sobre el pago de intereses entre empresas de ambos países. Esta medida es extremadamente importante ya que facilita la igualdad de condiciones entre la financiación con EE.UU. y la financiación con empresas de la UE. Cabe recordar que actualmente el pago de intereses está sujeto a una retención del 10% (excepto en determinadas y limitadas situaciones).

 

  • Cánones: el Protocolo por el que se modifica el CDI elimina la retención en fuente sobre el pago de cánones con ciertas limitaciones. Hasta ahora el pago cánones comportaba una retención del 5%, 8% o 10%, dependiendo del tipo de intangible que generaba la renta, lo que creaba eternas discusiones acerca de la naturaleza de la renta gravada.

 

  • Ganancias de capital: se elimina la tributación en fuente la tributación de las ganancias de capital derivadas de la transmisión de acciones, participaciones y otros derechos de capital en una sociedad establecida en el otro país, con la excepción de las acciones de las sociedades holding inmobiliarias.

 

  • Existen normas específicas en relación con las Sociedades Anónimas Cotizadas de Inversión Inmobiliaria (SOCIMIs) españolas y los “Real Estate Investment Trust” (REITs) estadounidenses, además los dividendos distribuidos a fondos de pensiones gozan de determinadas excepciones.

 

  • También hay novedades respecto a las personas físicas que sean miembros, beneficiarios o partícipes de un fondo de pensiones podrán transferir la inversión a otro fondo de pensiones en el otro Estado sin que queden sujetas a imposición, quedando condicionada la tributación a que se produzca un pago o distribución efectiva.

 

Se regula la aplicación de los beneficios del CDI a las entidades transparentes. La disposición aclara cuando es de aplicación el CDI a las rentas percibidas por un partícipe de una entidad transparente residente en uno de los estados contratantes, siendo incluso de aplicación en determinados supuestos en los que la entidad transparente se encuentra en un tercer país. Se trata de una disposición importante dada la cantidad de entidades transparentes, o que pueden optar por tributar como transparentes, existente en EE.UU. Se profundiza en el intercambio de información, adaptándolo a los nuevos estándares del modelo de convenio de la OCDE.

 

  • Se modifica el concepto de establecimiento permanente. El tiempo mínimo requerido para que un proyecto de construcción o instalación se considere un establecimiento permanente se extiende de seis a doce meses.

 

  • El Protocolo de modificación al CDI incluye un procedimiento de arbitraje para resolver conflictos de doble imposición entre los dos países. Esta medida asegura que en todos los casos se resuelvan eficazmente los problemas de doble imposición.

 

  • Finalmente, es necesario tener en cuenta que el Protocolo incluye una compleja cláusula de limitación de beneficios, que va a determinar el ámbito subjetivo de aplicación del CDI. Los convenios españoles, con carácter general, se aplican a los todos los residentes en las jurisdicciones contratantes, salvo que exista un supuesto de abuso, en cuyo caso se puede negar la aplicación de los beneficios del convenio. Por el contrario, el acuerdo con EE.UU. regula, en el artículo 17, el ámbito subjetivo de aplicación, introduciendo el concepto de persona ‘calificada’. Está ‘calificado’ para beneficiarse del convenio el contribuyente que, además de ser residente, tenga un vínculo suficiente con el Estado de residencia, o motivos económicos válidos para obtener desde ese Estado el rendimiento generado en el Estado de la fuente.

 

Entrada en vigor

 

  • En relación con dividendos, intereses, cánones y ganancias patrimoniales (impuestos retenidos en la fuente), desde el mismo 27 de noviembre de 2019. Por lo tanto, los dividendos abonados a partir de esa fecha en el supuesto de participaciones superiores al 80%, quedan, con carácter general, exentos de retención.

 

  • En relación con los impuestos que tienen un periodo impositivo, para los ejercicios fiscales que comiencen desde el 27 de noviembre de 2019.

 

  • En relación con los procedimientos amistosos, el nuevo protocolo es de aplicación respecto a los casos que se inicien a partir del 27 de noviembre de 2019.

 

  • En todos los restantes casos, desde el 27 de noviembre de 2019.

 

Conclusión

El Protocolo implica, en muchos aspectos, una clara mejora respecto al CDI vigente. Su entrada en vigor es fundamental para entidades residentes en EE.UU. con inversiones en España y viceversa, dado que, introduce en el CDI importantes modificaciones que favorecen el tratamiento fiscal en relación con ciertos tipos de renta entre ambos Estados.

Con estas nuevas medidas y en el actual contexto de competencia para la captación de inversión extranjera, cabe esperar un incremento de la inversión estadounidense en España ya que desaparece la desventaja comparativa respecto a otros países europeos que disfrutan de un convenio más favorable.

Otra consecuencia puede ser el incremento de las inversiones de pymes españolas en EE.UU. Hasta ahora, la exigente fiscalidad del vigente CDI obligaba a grandes multinacionales a triangular sus inversiones en EE.UU. mediante sociedades situadas en otros países europeos con un convenio más favorable. En el caso de las pymes este modo de inversión resultaba excesivamente costoso. El nuevo CDI seguramente permitirá a las pymes españolas incrementar su presencia en EE.UU.

En definitiva, el tratamiento fiscal de las rentas derivadas entre ambos Estados derivado de la entrada en vigor del nuevo CDI agilizará, sin duda alguna, las relaciones económicas entre ambos países.

Es, no obstante, necesario prestar atención a la cláusula de limitación de beneficios, ya que podría implicar que el CDI no sea de aplicación a determinados sujetos pasivos u operaciones.